Las cláusulas de Bryan Adams y la fotografía de conciertos - Pilar Silvestre

Estos días previos al concierto de Bryan Adams  leo la noticia de que , sorpresivamente, el cantante ha impuesto una serie de condiciones bajo contrato a los fotógrafos que cubran el evento según informaba el  periódico ABC . 

Esas cláusulas me han hecho tirar atrás en el tiempo y recordar lo que una vez leí en el grupo Stop Cláusulas Abusivas de Facebook, sobre algunas de las condiciones que imponían algunos cantantes a la hora de hacer fotografías en sus conciertos , algunas de ellas bastante surrealistas  por lo que a bote pronto las de Adams ya no me parecen tan estrictas,  os dejo alguna captura para que podáis haceros una idea .. 


Vaya por delante que lo que voy a escribir aquí es una reflexión personal, por tanto, una opinión, por lo que no tiene que coincidir con la vuestra necesariamente.

Tengo por norma no fotografiar macroconciertos, entiendo que habrá gente a la que le encantará el tema o que lo hará por dedicación a ello, pero no es mi tema , considero que son demasiado restrictivos y poco considerados en el trato con los fotógrafos . No soy persona de fosos ni de limitaciones, imposiciones como tener que hacer las fotografías durante las dos primeras canciones, por decir algo, o desde una posición única, con un ángulo restringido hacen que dejen de interesarme y si encima tengo que firmar cláusulas como las que hemos visto, entonces ya .. apaga y vámonos ! 

Los famoseos no me atraen especialmente, puede hacer gracia asistir a un concierto de algún músico favorito y disfrutarlo, puedo adorar la música de un cantante pero no tengo necesidad ni de conocerlos ni de intentar coleguear con ellos, además una de mis premisas siempre es la de no molestar ni imponer mi presencia, aunque a veces me dificulta en mis proyectos por ser demasiado prudente. 

El único macroconcierto que accedí a fotografiar fue un concierto de Whigfield  en el Palau Sant Jordi, pero por la amistad de años que me une con ella por temas personales y porque  fue ella la que me invitó a ser su fotógrafa ese día.

Si no me llega a "rescatar" a tiempo casi que me voy sin hacer las fotos cuando al ir a recoger  la acreditación empezaron a taladrarme con normas y condiciones ..  

© Pilar Silvestre

Tuve suerte y apareció ella a tiempo, la verdad es que conociéndola y sabiendo lo accesible que es y que es capaz de publicar fotografías suyas hasta recién salida de la ducha me extrañaba un poco todas aquellas exigencias, más bien creo que eran unas normas generales que se daban a todos los acreditados que no condiciones especiales que hubiera puesto ella para las fotografías de su concierto . 

Y sí , disfruté , pero quizás lo que más me interesaba era poder fotografiarla en el backstage por ser una fotografía más cruda, más directa,   personal, e irrepetible , que eso ya forma parte de mi filosofía fotográfica que no las fotos en el escenario a las que tanta gente tiene acceso. 

©Pilar Silvestre

Volviendo al tema de Bryan Adams , parece ser que las condiciones que ponía el cantante eran las siguiente : 

«Los fotógrafos no deben publicar o reproducir las imágenes en de ninguna manera sin obtener el permiso previo del artista o representante del artista. Para obtener la aprobación, envíe JPEG comprimido a [dirección de email] Las fotos no deben recortarse ni modificarse de ninguna manera una vez que se hayan aprobado. Los primeros planos no serán aprobados bajo ninguna circunstancia. No pueden publicar o reproducir las fotografías de ninguna manera sin obtener el permiso previo del artista o del representante del artista».

Vuelvo a rebobinar hacia atrás y me pongo analizar el contenido de la cláusula y mi experiencia previa en conciertos, las críticas que ha recibido por parte de algunos fotógrafos pero sobre todo de personas que en la vida han hecho foto de conciertos  y mi cabeza vuelve a reflexionar . 

Fotografío en conciertos en salas más pequeñas como ya he dicho , desde salas grandes como Luz de Gas a conciertos en directo en bares o locales destinados para ello.  Ello me permite realizar mejor mi propia fotografía , jugar con los ángulos , luces,  perspectivas y  centrarme mucho más en la composición.  

©Pilar Silvestre


Todo el mundo es libre de fotografiar con su propio estilo, con las herramientas que prefiera o que sea su propio criterio lo que incida en el resultado final, pero por lo general, he observado una serie de circunstancias que me hacen entender de alguna manera la decisión de Bryan Adams . 

Tengo que repetir que voy a expresar simplemente mi opinión.

Creo y considero que se abusa mucho de objetivos largos en la foto de concierto, y entiendo que si estás en un foso con un gran angular igual poco vas a hacer,  pero tampoco veo necesario la utilización constante de lentes largas para dedicarte a captar "expresiones" y primerísimos planos que al cantante le sientan como una patada en muchas ocasiones .

En conciertos en salas más pequeñas ese tipo de objetivos te limita los encuadres en mi opinión, ya no digamos cuando aparecen en escena 4, 5 o 10 personas entre cantantes y músicos que entonces el objetivo ya no da. 

Eso hace que también se abuse de los retratos en primer plano , con la consecuencia de que el cantante acaba teniendo un primer plano de su cara en el 2009 , en el 2010, en el 2011, en el 2012, ...  en el 2019 y acaba hasta las narices de verse el careto una y otra vez a través de los años, y los años pasan para todos y quizás no les apetezca verse tan de cerca ni que se  publiquen fotografías suyas cuando se ven cada vez menos favorecidos.

En mi caso prefiero que se vea el contexto, que el cantante tenga un reportaje de lo que allí pasó, de quien le acompañaba, del ambiente que se vivía , es mi forma de entenderlo, sin más, no pretendo con ello decir que es mejor o peor, que cada uno haga lo que crea conveniente  , pero sí me consta que los músicos lo agradecen más . 

Esto me recuerda una anécdota  de hace unos cuantos años en un concierto de Little Richard, en Inglaterra si no me equivoco  (que alguien me corrija si no es así ) .

Little Richard, ya entrado en bastantes años y unas cuantas operaciones de estética no quería ser fotografiado bajo ninguna circunstancia en el concierto  y al inicio del mismo lanzó una advertencia , dijo que como viera una sola cámara haciéndole fotos desde el foso por parte de los asistentes.. anulaba el concierto y se iba ! No hizo falta más, los mismos asistentes fueron los encargados de controlar en todo el momento a sus vecinos cercanos para que a nadie se le ocurriera hacer una foto y que no se anulara el concierto. 

No son pocas las ocasiones en que he visto publicadas fotografías en conciertos donde noto un especial poco cuidado en el resultado en cuanto al aspecto de la persona fotografiada, .. no es fácil captar una escena interesante cuando alguien está hablando o cantando y a veces los gestos que se hacen no son demasiado fotogénicos, pero me pregunto donde está la premura?

Durante el concierto tienes suficiente tiempo para estudiar los momentos que son más adecuados para hacer las fotografías, ya sean jugando con las luces o con sus movimientos, pero  no creo que  sea estríctamente necesario el publicar aquellas fotografías en que el protagonista no sale demasiado favorecido. ( Ya ni entro en el tema de aquellos que van todo el día con el foco único  al centro y que todo lo que sale enfocado es la guitarra o el pecho , .. las caras se llevan el desenfoque de turno pero oye, es un buen sistema antiarrugas, eso sí.. ) 

Tampoco es habitual el que se busque un ángulo más favorecedor cuando la persona ya sabemos que por edad o por sus circunstancias personales no acaban de dar bien en cámara, .. todo puede cambiar con un poco de movimiento, ayudados por la forma de incidir las luces en ellos o simplemente evitando aquellos ángulos que sabemos que a ellos les perjudica. 

Puedo llegar a creer que algunos casos de estos han ocurrido en el caso de Adams, que es fotógrafo y entiende y sabe distinguir la calidad de una buena fotografía , y que por ello pida algo más de esfuerzo a esos fotógrafos y se piensen las fotos antes de publicarlas , exigencias de divo? No creo , .. tampoco veo exagerado el pedir elegir sus fotos más favorecedoras desde un archivo con las fotografías a poca resolución como indicio de que no serán utilizadas por él personalmente sin permiso, veo peor todas las cláusulas que puse anteriormente donde automáticamente se hacen dueños y señores de tus derechos de autor aprovechándose de tus fotografías a coste cero. 

Está claro que los cantantes, los músicos , la gente que se dedica al espectáculo en general necesitas de plataformas audiovisuales de vídeo y fotografía para su promoción , pero a cualquier precio ?   Pongo como ejemplo cuando grabamos un concierto con el móvil y lo subimos a redes sociales , a nosotros nos puede hacer ilusión, pero la calidad del sonido en muchas ocasiones es frustrante  y en vez de publicitarlos podemos llegar a defenestrarlos . 


©Pilar Silvestre

©Pilar Silvestre


  • No Comments

Pilar Silvestre